Regalos: ¿Das para recibir?

Los regalos  cumplen una auténtica función social tanto en el ámbito  el laboral como el empresarial.

regalos

regalos

Los regalos de empresa son una forma de gratificar, premiar y realzar e incluso de fidelizar. Tener un detalle con otro ser humano es una muestra de cortesía y buena educación. Desde reconocer una invitación a festejar un aniversario u otra celebración.

Así, entregar un regalo promocional o cualquier otro regalo del tipo que sea, es un gesto suntuoso que normalmente nos encanta; hacer un regalo de empresa es  adorable, pero no invariablemente podemos permitirnos ese lujo. Lo que evidentemente está en nuestras manos es el poner delicadeza y buen gusto en nuestros obsequios cuando podamos hacerlos. Más vale un detalle absorbente oportunista, que un objeto valioso a destiempo.

Hemos dicho que los regalos  suelen hacerse en días señalados. Por ejemplo: No debemos dejar pasar el santo de nuestros padres, pareja, amigo y por supuesto clientes. Muchas veces, por descuido o por abandono, no lo hacemos, y es una falta de atención que puede ocasionarnos un contrariedad. No hay que pensar que la confianza lo justificación todo.

Es curioso, pero por norma general, somos más benévolos y atentos con los extraños que con las personas más cercanas a nosotros, guardando para los primeros nuestros regalos de empresa. Simplemente por llamar su atención o iniciar una relación comercial, según dependa.

Existen empresas  familiares en las cuales  se advierte poca intimidad y compliplicidad entre los miembros que la componen; entre ellos se respetan, pero viven su vida individualmente. No penséis que se trata de personas egoístas, indiferentes y frías.  Estoy seguro que fuera de su hogar,  los veremos atender con cortesía a los amigos y conocidos, clientes y clientes potenciales.

¿A qué es debido? Porque en ocasiones, les complace más el éxito popular y las relaciones interempresiarales que el cariño familiar. Sería una falta pensar que la atención está confrontada con la confianza. Hemos de intentar, por el contrario, que las relaciones con nuestros padres y hermanos  sean cercanos, debido a que en la casa donde impera la amistad nos  proveerá buenos hábitos en nuestras relaciones interempresariales. Recuerda cada uno responde (normalmente), al trato que percibe.

Hay muchas clases de regalos, regalos de empresa, regalos originales y es vital la elección en cada caso. Un consejo que encajaría perfectamente, son los regalos  prácticos que siempre encajan bien.

En ocasiones nos hacen un regalo con la mejor intención, pero no aciertan con nuestro gusto o nos desilusionan porque esperábamos otro presente.

 

También hay que evitar la ligereza al prometer; hay mucha gente que ofrece de antemano, pero después, a la hora de entregar el regalo, olvidan sus palabras y promesas. No intentéis regalar aquello que no podáis cumplir, porque no tenemos obligación de regalar, pero si de responder de nuestras palabras.

 

 Séneca – Sobre la felicidad.

Yerra el que crea que dar es cosa fácil: este asunto tiene mucha dificultad, si se da con discernimiento y no se derrocha al azar y arrebatadamente. Dejo obligado a éste, devuelvo a aquél; socorro a éste, me compadezco de ése, proveo a aquél, digno de que no lo venza la pobreza ni lo tenga dominado. A alguno no les daré, aunque les falte: porque aún cuando les hubiera dado, les faltará; a algunos les ofreceré, a otros incluso les instaré. No puedo ser negligente en este asunto: nunca hago mejores inversiones que cuando doy. Pues qué -dirás-, ¿das para recibir?. No, para no perder.

Compartir en...Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Buffer this page

Publica tus comentarios